El patético dios con prótesis